Condiciones laborales

Permanecer o cambiar: Las condiciones que determinan las decisiones laborales

«Tanto si crees que puedes hacerlo, como si no, en los dos casos tienes razón»

Henry Ford

En muchas ocasiones, uno no se plantea los aspectos más valorados en su trabajo hasta que se le cruza por el camino una nueva oferta laboral, la cual, ofrece unas condiciones distintas a las originales. Es en este caso cuando uno debe de poner en la balanza lo que es más importante para él: si las antiguas condiciones y quedarse en el trabajo, o las nuevas condiciones e iniciar un cambio de empleo.

Hay varios estudios, que han tratado de extraer las condiciones más valoradas para los españoles. Entre estos estudios destaca el de Michael Page, Great Place to Work o el de Randstad Employer Branding.

Hay una serie de aspectos, que, dependiendo de la edad y el sexo, prefieren unas condiciones u otras. Aunque, la seguridad laboral a largo plazo, es el aspecto más valorado en términos generales para todos los españoles.  Luego le siguen las perspectivas de futuro, el salario, el buen ambiente de trabajo y la posibilidad de un trabajo interesante.

Aunque hay un cambio de prioridades dependiendo de la edad de los trabajadores. Para los trabajadores de más edad, priman más la seguridad en el trabajo, el salario y las políticas de conciliación –pero referidas a la posibilidad de compaginar vida profesional y familiar-; mientras que, en los trabajadores más jóvenes –principalmente generación millennial y generación Z-, se destaca más la buena relación con los compañeros de trabajo, las posibilidades de formación, las políticas de conciliación laboral –en términos de trabajo y ocio-, la posibilidad de teletrabajo y el desarrollo de una carrera internacional.

Si se compara España con el resto de países de la Unión Europea, la condición que más pesa es la seguridad laboral, seguida del salario. Concretamente para los españoles, valoran el salario entorno un 8%, mientras que el resto de europeos lo valoran entorno a un 14 %.

El estudio realizado por Great Place to Work, aportaba además que las empresas que combinaban orientación a los resultados y orientación a las personas, eran mucho más productivas y sus empleados se sentían más valorados.

Todos estos datos tienen que servir como indicativos de las formas más idóneas de retener talento en las empresas, pero, sobre todo, orientar a las organizaciones españolas hacia un modelo más novedoso que permite aunar una mejora en las condiciones laborales y a la vez, mejorar la productividad de sus empleados.  A su vez, dado que los salarios son menos competitivos en nuestro país que en el resto de países de Europa, es habitual ver en los principales portales digitales de empleo, el aunar salario con determinados beneficios sociales para que las ofertas resulten más atractivas.

En cuanto a los beneficios sociales, también existen diferencias significativas dependiendo del grupo de edad de los trabajadores. Para los empleados más jóvenes, valoran más la formación y la flexibilidad horaria, mientras que, para trabajadores de más rango de edad, priorizan los beneficios relacionados con la salud y las pensiones. A parte de dichos beneficios, se encuentra también los servicios de bienestar, poniendo por ejemplo psicólogos organizacionales en las mismas empresas, dispositivos y conectividad, ofreciendo portátiles o smartphones,o los habituales “obsequios”, que son entregados en fechas señaladas en nuestro país como las cestas de Navidad.

Por lo tanto, cuando a un trabajador español se coloca en la tesitura de quedarse en su empleo actual u optar por un cambio, dependiendo de su género, edad o situación personal, antepondrá una serie de condiciones u otras.  Como se dice, no existen decisiones incorrectas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *